Nuestro agradecimiento a la familia Lucas

El hallazgo

   Hace aproximadamente 31 años, a unos 15 kilómetros de la ciudad de Artigas, en Parada Fariña, Laires Luciano Lucas, en la cantera de su propiedad, supervisaba una exportación de piedras ágatas, una de las cuales es descartada de la partida por ser hueca. Se trataba de una geoda que presenta un orificio en una de sus paredes, razón por la cual es arrojada al terreno desde el camión. La piedra se parte al medio y queda en el lugar.

   Tiempo después Lucas la encuentra y constata, juntando ambas secciones, que ella tiene forma de corazón y que en su interior hay inscripciones y símbolos. “Encontramos algo superior al hombre” afirmó, y desde ese momento la familia Lucas se hizo cargo de la geoda con dedicación y admiración sin fines de lucro.

 

La piedra

   Es de ágata con cristales de cuarzo y tiene un peso aproximado de 7 kilogramos. En su interior se observan inscripciones tales como una “J” (¿de Jesús?), la “C” (¿de Cristo?), un pez con tres rayas largas y tres más cortas (el signo cristiano), después se aprecian 13 signos y la palabra “MIL” (¿de milenio?) y otras escrituras compuestas por decena de puntos, asimismo se constata a una mujer llevando a un niño en brazos (¿la Virgen María con Jesús en brazos?). Todas imágenes y símbolos son en relieve y en base a puntos brillantes, apreciándose con toda claridad los músculos del corazón, cuya precisión resulta asombrosa. Al corazón le rodea un orificio como si fuera la salida de las arterias.

 

La opinión científica

   La familia Lucas continuó guardando la piedra, atendiendo el requerimiento periodístico y de todos aquellos que se sienten atraídos por ella.

   El 4 de febrero de 1997 el Geólogo uruguayo Claudio Gaucher realizó un estudio de la piedra concluyendo: “que tiene una antigüedad de 130 millones de años, que las formas que allí aparecen son demasiado ordenadas y regulares, que las estructuras fueron hechas por alguien, que responden a fenómenos que hasta ahora no conocemos”. También Gaucher no descarta la posibilidad de que la piedra “fuera labrada, por así decirlo, posteriormente a su formación” y por último el geólogo entrando “en un terreno de especulación hemos considerado a la geoda como un verdadero mensaje”.

  Finalmente precisa “con la ayuda de un amigo experto en escritura antigua llegamos a la conclusión que hay dos escrituras que se parecen a lo que allí aparece, uno es el hebreo y otra es la rúnica (en ese orden de importancia).

 

Ver Fotos